. Nido Kangurito
contacto | testimonios | | | visitas

Como parte de nuestras actividades curriculares ofrecemos los siguientes talleres:

El taller sensorial va dirigido a niños y niñas de cuna (a partir de 1 año de edad). Viendo, tocando, oliendo y explorando el entorno mediante el movimiento el niño/a va asimilando experiencias y descubriendo los objetos y sus características. A través de los sentidos se reciben las primeras informaciones del entorno y se elaboran las sensaciones y las percepciones, éstas constituyen los procesos básicos del conocimiento.

Mejora las capacidades sensoriales del niño/a en todas sus facetas.
Potencia el desarrollo cognitivo.

Logra rapidez en la transmisión sensorial y en las respuestas motoras.
Favorece los aprendizajes básicos a partir de la educación de los sentidos.
Desarrolla la capacidad para estructurar la información recibida a través de los sentidos, lo que posibilita el conocimiento posterior.

La música es un medio estético por excelencia que ayuda a armonizar a la persona aportando beneficios en múltiples áreas del desarrollo humano. El fin primordial de la educación musical infantil es que los niños y niñas desarrollen sus potencialidades expresando la diversidad y riqueza de su mundo interior, dando nuevas y variadas formas a su pensamiento, estimulando su motricidad, su sensibilidad afectiva y su capacidad creadora.

Comunica al niño/a con sus sentimientos.
Conecta al niño/a con lo sensible, con su parte lúdica y social.

Puede ser un vehículo de expresión de los sentimientos más nobles.
Desarrolla capacidades extra-musicales que van desde lo cognitivo hasta lo social; incluyendo sensoriales, perceptivas, afectivos y motrices, integrándolas armónicamente.

La práctica psicomotriz va dirigida a niños y niñas de 2 a 5 años, en donde el cuerpo en movimiento, la inteligencia y el afecto están unidos (globalidad). En psicomotricidad se trabajan las posibilidades de coordinación del cuerpo: saltar, caer, equilibrios-desequilibrios, correr, trepar, girar, etc., con la intención de mejorar las capacidades motrices y autoestima.

Permite el dominio y conciencia de su propio cuerpo (esquema corporal).
Permite afirmar su lateralidad, control postural, equilibrio, coordinación, ubicación en tiempo y espacio.

Permite reconocer las cualidades de los objetos y sus distintas utilizaciones.
Reafirma su autoconcepto y autoestima, al sentirse más seguro emocionalmente, como consecuencia de conocer sus propios limites y capacidades.
Se integra a nivel social con sus compañeros.

Este espectacular arte marcial desarrolla en los niños y niñas sus habilidades y destrezas, proporcionándoles seguridad, respeto, autocontrol y fortaleza de carácter mediante el incentivo y la motivación constante.

Mejora la flexibilidad, el equilibrio, la coordinación, la visión periférica, fuerza motriz y concentración.
Prepara al niño/a para la práctica de cualquier otro deporte.

En el aspecto físico, fortalece los músculos, huesos y agudeza de reflejos.
En el aspecto psicológico, proporciona seguridad, autocontrol, confianza en sí mismos y canaliza la agresividad.

“La danza es la más humana de las artes, pues en ella se unen el espíritu y el cuerpo al servicio de la belleza, la salud y la inteligencia”


Marcelle Baugart

Aumenta la competencia motriz.
Mejora la percepción del esquema corporal.

Mejora la coordinación neuromuscular.
Desarrolla el sentido espacial y rítmico.
Mejora la capacidad de control postural.
Contribuye a la formación cultural.
Posee valor creativo, expresivo y socializante.

El objetivo fundamental consiste en construir una relación con el inglés desde los primeros años de vida a través de la vivencia lúdica y significativa en un contexto comunicativo de aprendizaje.

Desarrollo de la comprensión oral, a través de instrucciones, expresiones y el trabajo con el arte, cuentos, rimas, poemas, canciones y juegos.
Los niños se vuelven más creativos y desarrollan mejor las habilidades de resolución de problemas.

Favorece el desarrollo de la confianza para enfrentarse con éxito a las relaciones sociales: les ayuda a ser más comunicativos.
Ayuda a ser más comprensivos, tolerantes y respetuosos con la identidad cultural, los derechos y los valores de los otros.
Ayuda a conocer mejor su lengua materna y a usarla con más eficacia.